Pilar Aranda, rectora de la Universidad de Granada

Pilar Aranda Ramírez se convirtió en 2015 en la primera mujer en dirigir la Universidad de Granada en sus casi cinco siglos de historia. A lo largo de su carrera, esta catedrática de Fisiología ha combinado su pasión por la docencia y la investigación con responsabilidades de gestión al más alto nivel. En este sentido, antes de tomar los mandos de la universidad granadina, la profesora Aranda coordinó durante 12 años en Plan Andaluz de Investigación. No cabe duda de que esta experiencia, que le ha permitido colocar la UGR entre la élite mundial en diversas disciplinas investigadoras, será una baza fundamental a la hora de abordar uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado la institución granadina a lo largo de su dilatada historia: la implementación de IFMIF-DONES.

-La Universidad de Granada ha tenido un papel fundamental en el impulso de la candidatura de Granada para albergar el acelerador de partículas IFMIF-DONES. ¿Cuáles son los principales hitos que han llevado a la provincia a ser la candidata europea para la construcción de esta instalación?

-La provincia de Granada se ha consolidado en los últimos años como un foco de conocimiento altamente especializado. Ha sido un salto cualitativo y cuantitativo que ha tenido como puntas de lanza áreas como las ciencias biosanitarias, la inteligencia artificial y otras disciplinas en las que la Universidad de Granada es líder internacional, y en torno a las cuales se ha ido formando un tejido empresarial altamente competitivo. Estos hitos han brindado una excelente oportunidad para que la provincia confluya con IFMIF-DONES en el momento justo y en las mejores condiciones.

-¿Cree que el hecho de contar con una institución académica del prestigio de la UGR ha jugado a favor de la provincia?

-Sin duda, el prestigio de la Universidad de Granada y las potentes sinergias que ha logrado establecer con Administraciones y empresas a lo largo de los años, han sido el factor determinante.

-El director de CIEMAT, Carlos Alejaldre, se ha referido en varias ocasiones a la candidatura como una “maratón”. ¿En qué punto se encuentra la ‘carrera’ para confirmar la construcción de IFMIF-DONES en Granada?

-En este momento, con Granada como candidata oficial europea y con luz verde para la creación del Consorcio entre el Gobierno central y la Junta de Andalucía, resta que la Comisión Europea y Japón, que es el otro candidato, ultimen la negociación que llevan a cabo desde hace tiempo. Quiero aclarar que no se trata de una competición en la que exista rivalidad. Al contrario, instituciones europeas y japonesas colaboran estrechamente en los más diversos aspectos técnicos de IFMIF-DONES. Se trata pues de un proyecto que fortalecerá a ambas partes.

-¿Qué líneas de trabajo está desarrollando la UGR en relación con IFMIF-DONES? Además de su participación el proyecto de la fase preparatoria (DONES-PreP), la Universidad participa en otras iniciativas vinculadas con la instalación científica…

-La Universidad de Granada, a través de su Oficina para la Implementación de IFMIF-DONES, la OFID, centraliza y coordina todos los aspectos del proyecto que le han sido encomendados.

Además de numerosos aspectos científicos y técnicos de IFMIF-DONES, la UGR gestiona dos grandes líneas de inversión. La principal en este momento es la ejecución durante los próximos años de 16 millones de euros que la Junta de Andalucía aportará al proyecto en sus inicios, tanto con fondos FEDER como propios. Con este presupuesto, la UGR alberga en sus instalaciones, dota de personal y equipa al menos dos laboratorios altamente especializados que permitirán llevar a cabo investigaciones de apoyo a IFMIF-DONES. Es decir, estamos creando empleo de calidad y servicios de alta tecnología a la vez que impulsamos el proyecto con investigación puntera. Por otra parte, la Universidad de Granada lidera los paquetes de trabajo de Fondos Estructurales y de Comunicación del Proyecto DONES Preparatory Phase, dotado con 4 millones de euros por la Comisión Europea.

Más allá de estas líneas de trabajo financiadas por instituciones nacionales e internacionales, la UGR aporta de sus propios medios un considerable capital económico y humano a las más diversas facetas de IFMIF-DONES. A modo de ejemplo y además de las tareas anteriormente citadas, nuestra OFID trabaja en otros aspectos que van desde la divulgación del proyecto en colegios e institutos hasta el día a día en la relación con los Gobiernos Autonómico y Nacional.

-El ministro de Ciencia ha asegurado que atraer la instalación de IFMIF-DONES a Granada es una prioridad para su departamento. En ese sentido, el reciente permiso del Consejo de Ministros para la creación de un Consorcio entre el Gobierno central y la Junta de Andalucía para gestionar el proyecto, ha sido calificado como un paso de gigante. ¿Qué aportará este Consorcio? ¿Qué papel tendrá la UGR una vez que se conforme?

-Tras esta luz verde a la creación del Consorcio, los Gobiernos central y autonómico siguen avanzando hacia su constitución definitiva. Su importancia radica en que la gestión de un proyecto de la envergadura de IFMIF-DONES requiere una estructura legal y económica de la que organismos como la UGR o el CIEMAT no disponemos. Nuestras funciones son la docencia y la investigación, no la construcción de infraestructuras de este tipo.  En cuanto a la labor de la Universidad de Granada, poco cambiará con respecto a la situación actual. Desempeñaremos un papel principal en IFMIF-DONES, no a nivel político, pues esa responsabilidad corresponderá a los Gobiernos central y autonómico, sino en el día a día de la implementación y posterior explotación científica, como corresponde a una institución investigadora de prestigio mundial.

-¿Cree que la pandemia mundial de COVID-19, que ha obligado a todas las instituciones a reordenar sus prioridades y, con ello, sus fondos, será un obstáculo para la construcción del acelerador de partículas?

-En el momento actual, comienzos de junio de 2020, aún es pronto para saberlo. Evidentemente, la trágica situación causada por COVID requerirá una importante inversión en materia sanitaria y en la reconstrucción económica de España. Pero precisamente por ser IFMIF-DONES un motor económico sin precedentes llamado a contribuir a la reactivación de la economía, consideramos que en absoluto debería ser postergado.

-¿Qué supondrá para la Universidad y para sus grupos de investigación la construcción de IFMIF-DONES? ¿Colocarnos en el mapa de la fusión nuclear convertirá a la UGR será referente en esta materia?

-El aprovechamiento de la fusión nuclear es un tema muy complejo en el que puede trabajarse desde diversas perspectivas, por lo que difícilmente puede haber referentes absolutos. La instalación de IFMIF-DONES en la provincia de Granada será un hito histórico en el estudio de los materiales con los que se construirán los reactores de fusión del futuro así como en la tecnología que permitirá dicho estudio. Ahí estarán los investigadores de la UGR trabajando al más alto nivel.

-La implantación de una infraestructura científica del calibre del acelerador de partículas supondrá un antes y un después para la provincia de Granada. ¿Cómo se verá transformada la provincia? ¿Será IFMIF-DONES el impulso definitivo para consolidar el cambio de modelo productivo de Granada y Andalucía?

-Sin duda, la construcción y operación de IFMIF-DONES supondrán un antes y un después para el modelo productivo de la provincia y de su entorno, pero ni podemos ni debemos esperar un milagro o una transformación sin esfuerzo. Las nuevas oportunidades conllevarán nuevos retos, y serán aquellos actores dispuestos a transformar y adaptar sus esquemas de trabajo a la nueva realidad quienes puedan contribuir a IFMIF-DONES en mayor medida.