María Teresa Domínguez, directora del Área de Negocio Proyectos Avanzados e I+D de Empresarios Agrupados

María Teresa Domínguez es la directora de la división de proyectos avanzados de Empresarios Agrupados, una organización de ingeniería fundada en 1971 que presta servicios al sector eléctrico internacional y que tiene un amplio recorrido en proyectos vinculados con la fusión nuclear. A lo largo de sus 30 años de experiencia en el campo de la fusión y la fisión, María Teresa Domínguez ha participado en el desarrollo de los reactores LWR, GEN III, GEN III+ y GEN IV, y ha liderado contratos para los proyectos ITER, IFMIF y DONES, entre otras instalaciones de fusión. Desde 2008, asesora a la Comisión Europea como miembro del grupo consultivo sobre energía (AGE). Ha sido presidenta de la Sociedad Nuclear Española y del Foro de la Industria Nuclear Española, y actualmente es miembro del Consejo Regulador de SNETP (Plataforma de tecnología de energía nuclear sostenible) y del Comité Científico Asesor del CIEMAT.

-Empresarios Agrupados tiene una larga trayectoria en proyectos de investigación vinculados con la tecnología de fusión. ¿Cuál ha sido la contribución de la organización en el diseño de proyectos como ITER o IFMIF?

-Empresarios Agrupados inició las actividades de fusión en 1994, contribuyendo al diseño de detalle de ITER, que fue la base para la decisión final de su construcción en Cadarache en el año 2006. Desde entonces, Empresarios Agrupados ha ejecutado contratos relevantes en todas las áreas de ingeniería (civil, mecánica, eléctrica e instrumentación y control), entre los que destacan: diseño de todos los edificios (ITER buildings), sistema principal de refrigeración (Tokamak Cooling Water System), sistema de distribución eléctrica pulsado y estacionario (Power Distribution and Parcel Power Supply), sistema central de seguridad (SCS-N) y sistema de regeneración de tritio (TBMs).

En paralelo con las actividades de ITER, Empresarios Agrupados ha desarrollado actividades en IFMIF-DONES, que se intensificaron en 2017 con la ingeniería del diseño básico de DONES, que fue revisada por un panel internacional en 2019 y que se tomará como base para la candidatura de su construcción en la provincia de Granada.

-Como entidad participante en el proyecto DONES-PreP, ¿qué papel jugará Empresarios Agrupados en IFMIF-DONES?

-Por la experiencia adquirida en las fases anteriores, esperamos que Empresarios Agrupados mantenga un papel muy relevante en IFMIF y en DONES en las siguientes etapas de ingeniería de detalle, licencia, preparación del emplazamiento, consolidación de la contribución in-kind al proyecto y, finalmente, construcción y puesta en marcha. En concreto, en la etapa de preparación del proyecto DONES-PreP al que se refiere la pregunta, Empresarios Agrupados está realizando actividades asociadas a definir un esquema de contratación flexible que permita la contribución in-kind de los distintos países participantes en DONES-PreP, así como en el apoyo en actividades incipientes para preparación del emplazamiento.

-Desde el punto de vista de la ingeniería, ¿qué retos plantea la construcción del acelerador de partículas?

-Los retos de ingeniería son siempre la ejecución de un diseño competitivo, construible y que dé fiabilidad a la operación de la instalación. Estos retos son más difíciles en casos de instalaciones prototipo (first-of-a-kind), como es el caso de ITER e IFMIF-DONES, donde no existen referencias y hay que abordar fenómenos poco conocidos. En el caso de un acelerador de partículas, por ejemplo, tolerancias, compatibilidad electromagnética, materiales, restricciones de mantenimiento, etc., son aspectos específicos e innovadores a tener en cuenta en el diseño y la construcción.

-Uno de los objetivos de la fase preparatoria de IFMIF-DONES es dar a conocer e involucrar a la industria en el proyecto. ¿Qué supondrá la puesta en marcha de esta instalación para el tejido industrial en general y el sector energético en particular?

-Una realidad ya constatada es el gran impacto que para la industria de un país supone la construcción de grandes instalaciones tecnológicas. En particular, el sector energético siempre ha sido un motor para la industria en España. Desde las grandes obras de infraestructura hidráulica continuando con centrales de carbón, nucleares, gas natural, y en la actualidad renovables, ha jugado un papel muy relevante en la promoción industrial. La adaptación a esta continua evolución de tecnologías ha permitido el desarrollo de una industria potente con altos estándares de ejecución. De forma análoga, IFMIF-DONES permitirá una revitalización de la industria que adquirirá el know-how necesario para afrontar los retos asociados a la fusión como nuevo vector energético.

-En el marco de DONES-PreP, Empresarios Agrupados desarrolla tareas en los paquetes de trabajo vinculados con la optimización de recursos y con la obtención de licencias y permisos medioambientales. ¿Cuál es el impacto, desde el punto de vista medioambiental, de una instalación como IFMIF-DONES en el territorio en el que se ubica?

-El impacto de una instalación innovadora como IFMIF-DONES, es siempre positivo en términos de crecimiento, puestos de trabajo, proyección internacional, oportunidades científicas, etc. En el caso del emplazamiento de Granada, IFMIF-DONES supondrá, además, un reforzamiento para la infraestructura científico-tecnológica ya existente. El apoyo decidido de las autoridades a nivel internacional, nacional y local hacia el proyecto permitirá canalizar todas estas sinergias de forma eficiente.

-¿Qué pueden aportar la industria y las empresas españolas en la carrera hacia la energía de fusión? ¿Es importante la colaboración público-privada para asegurar la consecución de esta nueva fuente de energía y su explotación comercial?

-La industria y las empresas españolas, como se ha visto en las respuestas anteriores, están desde el inicio participando en el programa de fusión para la consecución de esta fuente de energía. Esta participación es fruto de una estrecha colaboración con organismos públicos a nivel internacional y nacional. En concreto, para el programa de fusión han sido elementos básicos para la alta participación industrial española el apoyo del CIEMAT, que siempre favoreció la participación de la industria, y del CDTI como organismo promotor de la participación de la industria española en grandes instalaciones. Esta colaboración público-privada es, sin duda, la vía a seguir para la consecución de un hito tan importante como es tener acceso a una nueva fuente de energía.

-Una vez que, gracias a proyectos como IFMIF-DONES, IFMIF-EVEDA, ITER y DEMO, la fusión nuclear sea una realidad, ¿cómo cambiará el mapa energético internacional?

-Responder a esta pregunta es muy prematuro, no sólo por los aspectos tecnológicos, sino también por las propias incertidumbres del panorama energético internacional y de la propia sociedad como hemos comprobado recientemente. Sin embargo, atendiendo únicamente a las características técnicas de la fusión, podemos confirmar que será una fuente energética poco dependiente de recursos naturales concentrados en ciertas regiones del mundo. Ello hace que sea más independiente de tensiones geopolíticas, lo que permitirá a los países que la incorporen incrementar notablemente su seguridad de suministro e independencia energética.

-¿Es factible pensar en un escenario a corto o medio plazo en el que la fusión sustituya a las fuentes de energía tradicionales?

-La Fusión puede resolver el problema de la energía y cambiar completamente el paradigma, permitiéndonos hacer cosas que ahora vemos lejanas, como la desalinización masiva de agua, producción de alimentos en cantidades sin precedentes o reciclado a gran escala de materias primas, pero es un gran desafío científico y tecnológico que aún requerirá tiempo. Es un objetivo que ITER demuestre la viabilidad de la fusión como fuente energética, produciendo una reacción que genere diez veces más energía que la que consume, y con el impulso de IFMIF-DONES estaremos en condiciones de iniciar la construcción del reactor de demostración DEMO, capaz de producir generación neta de energía en la red eléctrica, dentro de dos décadas. Posteriormente, para que sustituya a fuentes de energía tradicionales, serán necesarias otras etapas de demostración de producción eficiente a costes competitivos de energía cuya duración en estos momentos es difícil de prever, pero que esperamos experimenten una importante aceleración ya que será la fase en la que la industria entraría a fondo en el desarrollo de este tipo de plantas.