Ángel Ibarra, director del proyecto IFMIF-DONES

IFMIF-DONES gira en torno a la fusión nuclear, pero ¿en qué consiste concretamente este proyecto?

– El objetivo del proyecto consiste en caracterizar los materiales que podrían utilizarse en un reactor de fusión DEMO. El entorno adverso que tiene lugar en un reactor de fusión (vacío, temperatura, radiación…) no existe en ninguna instalación en la actualidad. Incluso los reactores de fusión de plasma que en la actualidad están en proceso de explotación o en construcción (como ITER) no pueden utilizarse para testar el comportamiento de los materiales y componentes en un reactor de fusión real. Por tanto, el objetivo de IFMIF-DONES es construir y explotar una instalación, a un coste limitado, que pueda testar el comportamiento de los materiales en un entorno similar al que habría en un reactor de fusión, aunque a menor escala.

– ¿Sería una solución al problema energético actual?

– No es seguro. IFMIF-DONES contribuirá a allanar el camino para el uso de la fusión como fuente de energía y será un gran paso (uno clave) a largo plazo.

– IFMIF-DONES se enmarca dentro de un proyecto internacional mucho más ambicioso para estudiar las posibilidades de la energía de fusión. ¿Cómo se estructura ese mapa global de la investigación en fusión nuclear?

– El uso de fusión nuclear como fuente de energía ha sido durante años una de las áreas en la que ha habido una mayor colaboración internacional. Durante la Guerra Fría hubo colaboración entre EE. UU., Rusia, la UE y Japón. En la actualidad, el proyecto más importante en este campo (el proyecto ITER, que aborda la construcción de un experimento de fusión de plasma que demostrará que se pueden realizar reacciones de fusión de manera controlada y segura) es una colaboración internacional de siete grandes socios y que involucra a más de la mitad de la población mundial.

Tras los avances en las últimas décadas, la tarea se centra en dos objetivos fundamentalmente: la construcción del proyecto ITER y la construcción del reactor DEMO. DEMO será capaz de producir electricidad de reactores de fusión en un escenario a largo plazo. Para la construcción de DEMO, también será necesario construir IFMIF-DONES.

– ¿Y cuál es el papel de España y del proyecto IFMIF-DONES en este desarrollo de la fusión como fuente de energía? ¿Qué papel tendría Granada de conseguir finalmente que el acelerador de partículas se instale aquí?

– España ha estado involucrada en el programa de fusión europeo desde 1986. El dispositivo TJ.II, el que fuera el mayor estellarator en Europa durante muchos años, ha sido la contribución más reseñable de España. En los últimos años, la aportación de España ha sido muy significativa en los aspectos “tecnológicos”. Ha estado involucrada en gran medida en el programa de materiales, en actividades del diseño de DEMO, en particular en aquellos aspectos relacionados con los componentes de mantos reproductores, y apostando por el diseño y la construcción del proyecto IFMIF-DONES, inicialmente por medio de la participación de España en el proyecto IFMIF/EVEDA y en la actualidad mediante la propuesta de albergar IFMIF-DONES en Granada.

El papel de la construcción de IFMIF-DONES en Granada abordará, como ya se mencionó previamente, la caracterización de los materiales que se utilizarán en un reactor de fusión y en el desarrollo de una base de datos de los efectos de la fusión de neutrones en las propiedades de los materiales de ingeniería. Además, debido a que se trata de una instalación única, será útil para validar los códigos de modelado de los materiales y se podrán realizar experimentos relevantes para otros campos de la ciencia y tecnología, como física nuclear, electrónica, medicina, etc.

– ¿Por qué Granada para alojar esta infraestructura? ¿Qué ofrece al proyecto?

– Granada fue elegida debido a su entorno social y científico. Al examinar los distintos sitios, Granada fue el único lugar que dio una bienvenida unánime desde la universidad, pero también desde los sectores de la industria y la administración. Esto facilita los múltiples y difíciles problemas que hemos tenido en el pasado y que tendremos en el futuro.

De forma paralela, Japón también trabaja para lograr el proyecto. ¿Es un fuerte competidor?

– Esta afirmación es incorrecta. Japón no es un competidor, sino un colaborador. Trabajamos con Japón en todas las actividades relacionadas con el diseño y la validación de los prototipos de los distintos componentes de la instalación. Japón también planea construir una instalación similar en el futuro, pero no hay ningún problema en tener dos instalaciones de similares características: hay suficiente trabajo para ambas. En algún momento pudo parecer una competición, pero hemos aprendido que es mucho mejor si ellos nos ayudan a construir IFMIF-DONES en Granada y que más adelante les ayudemos nosotros a construir su instalación en Japón.

– Mientras se resuelve la candidatura de Granada, se sigue trabajando con el proyecto DONES-PreP. ¿Qué objetivos persigue?

– El principal objetivo del proyecto DONES Preparatory Phase es promover el diálogo entre todos los posibles socios interesados en participar en el proyecto IFMIF-DONES y alcanzar un acuerdo sobre los aspectos legales, la gobernanza y las contribuciones de cada uno de ellos. Nuestro objetivo es redactar un borrador de acuerdo internacional para la segunda mitad de 2021.

– ¿Qué hitos se han conseguido este año y cuáles se esperan en 2020?

– Los principales hitos del 2019 están relacionados con el inicio del proyecto DONES Preparatory Phase y con el acuerdo con las autoridades españolas para la creación de un Consorcio que se encargará de la contribución de España para el proyecto y que contribuirá con una aportación económica para iniciar la actividad in situ incluso cuando la decisión sobre el proyecto todavía no se ha tomado.

Nuestro objetivo para el año 2020 es solicitar la licencia de impacto medioambiental, iniciar la construcción de algunos edificios auxiliares de la instalación donde se instalarán algunos laboratorios relevantes y establecer una oficina del proyecto en Granada.

– ¿Qué impacto conllevará el proyecto IFMIF-DONES para la provincia, en particular, y el país, en general?

– IFMIF-DONES será una instalación única en el mundo y estará en funcionamiento durante un periodo de tiempo muy largo. Esto quiere decir que Granada será el referente mundial en el desarrollo de materiales para la fusión, pero también en tecnologías de aceleración. Además, las necesidades de la instalación llevarán a un gran número de empresas tecnológicas que establecerán delegaciones en Granada, incrementando las capacidades tecnológicas de la región en algunos campos en particular.

Por tanto, el impacto de IFMIF-DONES en la provincia de Granada será notable en términos de puestos de trabajo con titulaciones superiores y en términos de inversión, así como fuente de ingresos en distintos sectores, incluso en aquellos que no están relacionados con ciencia y tecnología.

– El hecho de ser una instalación nuclear, puede generar ciertos recelos de la ciudadanía. ¿Comporta riesgos esta infraestructura?

– En primer lugar, IFMIF-DONES no es una instalación nuclear: es una instalación radioactiva. Producirá un gran número de neutrones, pero teniendo en cuenta que los produce un acelerador, en cuanto el acelerador se desactiva, los neutrones desaparecen.

De todos modos, como instalación industrial que es, IFMIF-DONES comporta ciertos riesgos (principalmente debido a la presencia de pequeñas cantidades de tritio en la instalación), pero el diseño de la instalación se está desarrollando muy cuidadosamente y el impacto en el público o en el medio ambiente se prevé que sea insignificante, incluso en el peor de los escenarios.