El consorcio para el impulso del IFMIF-DONES en Granada arranca con la primera reunión de su Consejo Rector

El consorcio para el impulso del acelerador de partículas IFMIF-DONES en Granada ha echado a andar con la primera reunión de su Consejo Rector, en la que se han aprobado tanto el plan de actuación como el presupuesto para 2021. El pasado mes de junio el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía rubricaron el convenio por el que se constituyó dicho consorcio.

El Consejo Rector es el órgano de gobierno y administración del consorcio y le corresponde fijar las directrices y criterios generales de actuación, aprobar los programas de inversión y financiación de la entidad y el plan anual de actuaciones y proyectos, entre otras competencias. También dará el visto bueno al anteproyecto de los presupuestos y las cuentas anuales.

Para esta primera reunión de constitución, ambas administraciones han designado previamente a los cargos de responsabilidad, que tendrán carácter rotario anual, y las vocalías que lo integrarán. La presidencia rotaria corresponde al Ministerio de Ciencia e Innovación y la ostentará el secretario general de Investigación, Rafael Rodrigo. Por su parte, la vicepresidencia ha recaído en la Junta Andalucía y ha sido asumida por la secretaria general de Universidades, Investigación y Tecnología, Rosa Ríos. Además, en esta primera sesión, se ha designado a Ángel Ibarra como director interino del consorcio.

Angel Ibarra Sánchez, profesor de investigación de Organismos Públicos de Investigación, cuenta con una amplia experiencia científico-técnica y de gestión en el ámbito de la fusión y particularmente en el área de conocimiento donde se enmarca la futura infraestructura IFMIF-DONES, la de materiales para fusión, habiendo ejercido responsabilidades destacadas en el seno del programa europeo de fusión.

Presupuesto y plan de actuación de 2021

En cuanto a las cuentas para 2021, el Consejo Rector ha dado luz verde a un presupuesto global de 180.933 euros, en el que la mayor partida corresponde a los gastos de funcionamiento ordinario, con 140.933 euros. En este capítulo se incluyen diversos conceptos como son el alquiler y funcionamiento de la sede del consorcio y el coste de aquellos servicios externos necesarios para la puesta en marcha de este ente. También engloba los 30.000 euros destinados a cubrir el coste salarial de las personas que está previsto contratar en este año.

A esa cuantía de funcionamiento se suman 40.000 euros para inversiones, con los que se sufragarán los primeros gastos para adaptar la futura sede a las necesidades específicas del consorcio.

Esos recursos proceden de las aportaciones del Gobierno y la Junta de Andalucía, que hasta 2023 deberán contribuir con 1,5 millones, aportados al 50% y mediante la consignación de 500.000 euros anuales.

Las diferentes actuaciones previstas a lo largo de 2021 se agrupan en cuatro grandes líneas de acción: puesta en marcha del consorcio y su infraestructura mínima, la promoción de la candidatura de Granada para alojar el IFMIF-DONES, la coordinación con otras iniciativas y organismos involucrados y la planificación a largo plazo de la infraestructura.

En la primera línea de trabajo, las acciones irán encaminadas a la puesta en marcha efectiva del consorcio lo antes posible, lo que incluye la contratación del personal necesario, la selección de la sede y su adaptación desde el punto de vista de servicios informáticos, licencias de software, seguridad, etc.

En segundo lugar, para la promoción de la candidatura, se han previsto iniciativas enfocadas tanto al fomento de la negociación internacional para albergar la infraestructura científica; como las orientadas a la difusión en distintas comunidades de las principales características del IFMIF-DONES. En este caso, se promoverá la presencia del proyecto en web y redes sociales, se organizarán eventos específicos con la industria y el mundo académico y se impulsará la participación en congresos relevantes como los dos previstos en Granada para este año: la Conferencia Internacional de Materiales para Fusión y el Foro de Grandes Instalaciones Científicas.

En tercer lugar, en lo relativo a la coordinación con otros proyectos y organismos involucrados, las actividades que se pondrán en marcha en este ámbito están enfocadas a asegurar la coordinación entre el consorcio y todas las organizaciones nacionales que están llevando a cabo iniciativas significativas relacionadas con el IFMIF-DONES. Para ello, está prevista la negociación y la firma de convenios de colaboración, así como el intercambio de información, entre otros.

Por último, para la planificación a largo plazo, y con el fin de permitir una evaluación adecuada de los posibles riesgos asociados a su puesta en marcha, se adoptarán medidas encaminadas al análisis, revisión crítica y posterior actualización de la documentación disponible de la dotación. Se prestará especial atención a la planificación y estimación de costes, así como todos los aspectos relacionados con sus permisos y licenciamiento y con el uso de fondos estructurales para su financiación.

El Consejo Rector también ha aprobado fijar de forma temporal, y hasta que se elija la nueva sede, el domicilio social y fiscal del consorcio en la Universidad de Granada, concretamente en el vicerrectorado de Investigación y Transferencia.

Tres fases de desarrollo

El consorcio, integrado al 50% por el Ministerio de Ciencia e Innovación y por la Consejería de Transformación Económica, tiene como finalidad gestionar la colaboración científica, económica, técnica y administrativa de las entidades que lo integran. Se ha creado por tiempo indefinido y su vigencia se prolongará mientras dure la candidatura para albergar la infraestructura.

Esta entidad se encargará, en esta fase inicial ligada a la candidatura, de promocionar Granada como futuro emplazamiento del acelerador de partículas y de impulsar las acciones preparatorias del proyecto, previas al proceso de diseño, construcción y explotación de la nueva infraestructura. En caso de que la propuesta tuviera éxito, dicho consorcio prolongaría su existencia para, por un lado, atender las obligaciones que correspondan a España y Andalucía como anfitriones de la infraestructura y, por otro, para prestar apoyo al organismo internacional que se cree en lo relativo a la construcción y explotación.

Para abordar estas dos últimas fases, la de construcción y la de explotación científico-tecnológica, que sumarían un periodo estimado de 30 años, sería necesaria la modificación del convenio de constitución del consorcio y de su dotación presupuestaria correspondiente a esos ejercicios futuros. Su actividad, por tanto, se organizará en diferentes fases con objetivos y necesidades de financiación diferentes en función de los resultados obtenidos en las etapas anteriores.

Además, el consorcio podrá impulsar y participar en proyectos de I+D+i en el campo de la fusión y en otros ámbitos de la ciencia y la tecnología afines, en particular, en los incluidos en la hoja de ruta europea para la fusión.